logo
Ven a disfrutar una ciudad donde la armoniosa mezcla de desarrollo urbano, arquitectura y un profundo legado de tradiciones se mezclan.
Descubre Guadalajara
Top
Broska, cocina y panadería con pasión

Broska, cocina y panadería con pasión

Es un placer recorrer la Colonia Chapalita, caminar por sus arboladas calles, curiosear en sus tiendas, descubrir nuevas propuestas gastronómicas que surgen para deleite de los amantes del buen comer. Fue así como conocimos Broska, un pequeño restaurant  y panadería astro-húngara ubicado sobre Av. De las Rosas No. 560, casi esquina con Tepeyac.

El espacio evoca a un patio mexicano contemporáneo, tiene un colorido piso de cerámica y mesas de madera clara, ordenadas una tras otra hasta llegar al final del local, donde se ubica la panadería. Música suave suena de fondo y reina un ambiente cordial y desenfadado.

Nuestra primera visita y tuvimos la fortuna de conocer a la Chef Rosalinda Villaseñor, fundadora del lugar. Modesta, sonriente y muy amable, nos cuenta que aprendió de sus abuelas la pasión por la cocina, la cual reforzó más tarde estudiando gastronomía, panadería y repostería en México y Francia.

Rosalinda, afirma que la diferencia de Broska radica en la propuesta no convencional de sus recetas, en las que explora mezclas sabores típicos con ingredientes fuera de lo acostumbrado, buscando sorprender gratamente a sus comensales y, lo logra.

Broska ofrece desayuno – almuerzo de nueve de la mañana a tres de la tarde, en el que encuentras desde avena almendrada al horno hasta un croque monsieur o un especial vegetariano más elaborado, con hummus, verduras al grill y pan campesino. Pasado medio día, se antoja pedir platillos fuertes que integran carnes, pastas y mariscos. Después de las tres, llega la hora del té y, a partir de las ocho de la noche, la cena que si buscas algo ligero puedes elegir algo “Del Huerto” como una ensalada de betabeles o un uchepo a la vainilla con esquite, salvia, brodo y queso cotija madurado.

Nosotros llegamos en la hora del almuerzo y yo elegí probar el Tlacoyo de maíz azul con queso cheddar añejo, en salsa de chile guajillo y huazontle. La experiencia comenzó desde la perfecta presentación del platillo y continuó con los distintos tonos de sabor que estas pequeñas figuras de masa contienen: el delicado maíz azul se mezcla con la fortaleza del queso, la crema le da una nota fresca y el huazontle, un toque orgánico. Francamente exquisito. Mi acompañante se decidió por algo más ligero, un café y un Babka, un pan que surge de la propuesta astro-húngara del lugar, se trata de una pieza densa la cual integra capas de chocolate y tonos de canela, una alegría digna de paladares exigentes.

Al finalizar nuestros platillos, pasamos a conocer a detalle la panadería. En ella nos encontramos con sabores que nos recuerdan a casa, como las conchas, pero cubiertas de mantequilla europea y fina azúcar, lo cual les aporta un sabor más delicado. También, nos sorprendimos con el strudel de manzana y de fresa con ruibarbo, una propuesta de Rosalía en la que integra sabores suaves, dulces y ácidos, sencillamente una delicia. Otra de las joyas culinarias que encontramos es el panquecito de limón y semilla de amapola, que tiene una suave textura y un sabor fresco el cual desearías no tuviera fin.

Si visitas Guadalajara y buscas un lugar donde comer algo diferente, definitivamente tienes que conocer Broska, que además cuenta con conexiones en cada mesa y wi fi, dos servicios que en estos tiempos se han vuelto indispensables. ¿Ya tienes donde hospedarte? te recomendamos usar nuestro buscador para encontrar tu hotel ideal: www.guadalajaramidestino.com

Sorry, the comment form is closed at this time.

X