logo
Ven a disfrutar una ciudad donde la armoniosa mezcla de desarrollo urbano, arquitectura y un profundo legado de tradiciones se mezclan.
Descubre Guadalajara
Top
Las clásicas Tortas Ahogadas de Guadalajara

Las clásicas Tortas Ahogadas de Guadalajara

En Tokio se encuentra sushi a cada cuadra, es tan típico, como cualquier carrito de hot dogs neoyorkino: pan y salchichas, con o sin mostaza para chuparse los dedos. La Ciudad Luz también tiene sus crepas por todos lados, dulces, saladas… entre calles históricas y fachadas de otros tiempos y Guadalajara ¿qué ofrece? La Perla Tapatía tiene su propio platillo, propuesta 100% mexicana, picosa y deliciosa al mismo tiempo, difícil de conseguir en otras latitudes: las tortas ahogadas, estas se preparan con birote salado exclusivo de la zona. ¿Ya las probaste? Una torta ahogada enamora fácilmente.

Hecha con birote salado, carne de puerco (carnitas), salsa picante y de jitomate, cebolla desflemada, limón y frijoles refritos, en algunos locales. Para los puristas, la torta ahogada se baña completamente en salsa hecha a base de chile de árbol, y la media ahogada lleva menos picante. Hay variaciones como la torta ahogada de camarón, las vegetarianas que llevan setas o panela, pero la tradicional es con carne de puerco, también buche y lengua.

La historia del platillo comienza a principios del siglo XX y su nacimiento tiene varias versiones, unos cuentan que un campesino hambriento solo tenía pan, carne de puerco y salsa de jitomate para comer, tuvo la ocurrencia de bañar en salsa el pan con carnitas, y voilá, nació un clásico. Otros, adjudican al señor Ignacio Saldaña la fundación del primer negocio de tortas ahogadas en 1959, aprendiz del campesino hambriento, nombra a su puesto ¨El güerito¨. Para otros, Don José “el de la bicicleta”, es quien ostenta el título de fundador, gracias a que iba en su bicicleta por la Calzada Independencia atrayendo con sus inigualables tortas ahogadas a todos los trabajadores de dicha zona.

En fin, si nos visitas notarás como en la ciudad hay cientos de lugares que las venden, pero aquí te recomendaremos las más icónicas:

Las tortas de Don José “el de la bicicleta”. Todo un clásico ubicado en calle Mexicaltzingo, zona centro. 3 de cada 5 tapatíos seguramente harán dicha recomendación.

Tortas el Príncipe Heredero, o mejor conocidas como las de Atrás de Sears, por avenida 16 de septiembre. Estas tienen frijoles refritos y llevan medio siglo deleitando paladares exigentes, incluso de gobernadores y artistas.

Ubicada en Providencia, hacia el poniente de la perla tapatía, se encuentra la primera sucursal de Tortas Toño, ahí, uno se sirve al gusto la salsa de jitomate o picante. Franquicia hoy en día, Tortas Toño se ha ganado el respeto de los tapatíos y también se considera un clásico.

La salsa más sabrosa y picante se puede saborear en Tortas Rober´s, pero cuidado, son famosas por ser muy enchilosas, pero también tienen salsa menos picosa. Sus carnitas son traídas desde La Piedad Michoacán. 30 años ofreciendo tortas ahogadas respaldan a Tortas Rober’s que tiene sucursales en Tlaquepaque, Chapalita, cerca de la Basílica de Zapopan, por ejemplo.

Y, por último, tortas ahogadas El Tío Juan. Famosas porque te ofrecen un huesito para chuparte los dedos. Están en Av Mandarina 1626 cerca del Mercado de Abastos.

Pero esto no es una lista definitiva, porque cada barrio y colonia de Guadalajara tiene su puesto o local de tortas ahogadas, y sin duda también son deliciosas. Toma estas recomendaciones como guía por si quieres probar las más reconocidas de la ciudad y, si quieres venir y todavía no tienes hospedaje, no dudes en quedarte en un hotel los hay de todos los precios y amenidades, consulta opciones en nuestro buscador www.guadalajaramidestino.com/reserva

Sorry, the comment form is closed at this time.

X